¿En qué consiste?

Cada verano, un equipo formado por percusionistas y especialistas en niños con diferentes perfiles de diversidad funcional se desplaza hasta la India para realizar a lo largo de dos semanas un taller de percusión a niños y jóvenes con los que trabaja la Fundación Vicente Ferrer.

Esta actividad busca por un lado formar un grupo de percusión autónomo, capacidad para continuar a lo largo del año y actuar en eventos como bodas o celebraciones, y con el objetivo de aportar a sus participantes un medio que les ayude a salir de sus situaciones personales.

Por otra parte, también trabaja con colectivos con discapacidad intelectual trabajando la comunicación, la autoestima y las emociones entre otros valores.

SolRe Percussió aporta al proyecto el material necesario para que pueda tener continuidad año tras año.